El Camino de Santiago

 

Tras el descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago,  el rey asturiano Alfonso II El Casto  decidió viajar desde su corte de Oviedo a Campus Stellae (Compostela) por el único itinerario posible, la calzada romana que unía Lucus Asturum (Lugones) con Lucus Augusti (Lugo) que recorría el interior de la Asturias occidental.

Corría el siglo IX y el monarca asturiano se convertía en el primer peregrino conocido, inaugurando la ruta cultural y espiritual más importante de Europa que tras el paso de los siglos ha sido transitada por millones de personas de todo el mundo: EL CAMINO DE SANTIAGO.