El escudo

Imagen del escudo de Tineo

Los distintos cuarteles del escudo de Tineo comprendían la historia del concejo que, desde comienzos del medievo o acaso antes, es cabeza natural y centro geográfico indiscutible de todo el occidente asturiano.

En la parte alta del escudo, el CASTILLO (que Tineo conservó hasta tiempos recientes, habiendo sido demolidos sus últimos restos en la década 20 al 30 de este siglo), recuerda la fidelidad que esta plaza guardó a los reyes españoles en ocasión de luchas fratricidas. Su origen se remonta a los tiempos romanos en los que Plinio el Viejo cita a esta comarca como país del oro y de la riqueza.

Al lado del Castillo, en otro cuartel, figura la CABEZA DE BARBARROJA, sobre el alfanje que le dio muerte, rodeada de cuatro cabezas de turcos, con este lema:

Omnia vincit virtus

El origen de este cuartel está en la familia de García Fernández de la Plaza, a la que concedió la reina doña Juana y su hijo don Carlos, por real Cédula y ejecutoria dada en Zaragoza, a 25 noviembre de 1518,

Para poner en campo de gules la cabeza del gran corsario Barbarroja, su alfanje y bandera, orladas de cuatro cabezas de trucos...

Y ello, porque habiendo figurado el tinetiense García Fernández de la Plaza en la expedición de Carlos V, tuvo ocasión de perseguir y dar muerte, en las proximidades de Túnez, en la sierra de Tremucén, al pirata Barbarroja (o uno de sus principales lugartenientes) y a cuatro de sus capitanes que le acompañaban.

En medio del escudo está el LEÓN DE ORO en campo de gules. Originariamente parece ser que fue el blasón reservado a Tineo por haber sido concejo del reino de León. Lo cierto es que el León ha sido emblema permanente del concejo de Tineo, que a la patria dio hombres valientes y familias de héroes.

En la parte baja del escudo figuran los BLASONES DE LOS CONVENTOS DE OBONA, y DE FRANCISCANOS de la villa de Tineo. El de Obona fue fundado en el año 781 por el Príncipe Aldesgaster Silez, hijo de Silo I. El de franciscanos de Tineo es tradición que fue fundado por el propio San Francisco de Asís, que puso sus primeras piedras en ocasión de pasar por aquí, peregrinando hacia la tumba del Apóstol hijo del trueno, a finales del siglo XIII.

Remata el escudo de Tineo, la CORONA CONDAL. El distrito o condado de Tinegio es citado en viejos documentos del año 906, 912 y otros posteriores. Se trata del commisso de Tineo, importante en la Edad Media y aún en la moderna.

Estos son los motivos o emblemas que en nuestro escudo tinetense, lucen como resumen histórico del concejo. Grabado sobre berroqueña piedra, merece ser situado en las fachadas más nobles para que, en caracteres indelebles, sea contemplado por futuras generaciones que puedan apreciar cómo la presente supo honrar la memoria de sus mayores, tutelando la tradición gloriosa de ellos heredada, y siendo maestra y guía de las de próximos siglos.